Los síntomas de la legionella, ¿Cuales son y como detectarlos?

Los síntomas de la legionella, Cuales son y como detectarlos

Es muy importante detectar los síntomas de la legionella para así, cuanto antes, atacar a esta bacteria y acabar con la proliferación. Debido a esto, hoy, en el blog de ISLAPLAGAS, os vamos a enseñar a reconocer los síntomas de la legionella.

Síntomas de la legionella

La mayoría de los casos de infección son causados por Legionella pneumophila.

Los síntomas de la legionella más comunes son los siguientes:

  • Malestar generalizado, decaimiento o indisposición general
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre, escalofríos y temblores
  • Dolor articular, dolores musculares y rigidez
  • Dolor de pecho, dificultad para respirar
  • Expectoración que no produce mucho esputo o moco (tos seca)
  • Expectoración con sangre
  • Diarrea, nauseas, vómitos y dolor abdominal
  • Problemas con el equilibrio

Hay que prestar mucha atención ya que algunos de estos síntomas pueden dar a pensar de que se trata de una gripe cuando no es así.

Si localizáis alguno de estos síntomas, aunque sólo sea uno, poneos en contacto con un profesional para erradicar a la bacteria causante de la legionelosis.

análisis legionella

Desde el departamento de control de Legionella de ISLAPLAGAS , ofrecemos un servicio integral de prevención y control de la Legionella, desarrollando una amplia gama de servicios y tratamientos, cumpliendo en todo momento con la normativa estatal y autonómica.

¿Cómo saber si es legionelosis?

En estos casos, la información proporcionada a nuestro médico de cabecera es fundamental.  La sospecha se plantea especialmente en caso de neumonía tras un viaje con estancia en hotel, ya que puede estar afectado con la bacteria de la legionella.

Factores de Riesgo

Para finalizar, os vamos a dejar con los factores de riesgo que hacen que las probabilidades de enfermedad con la bacteria de la legionella se incrementen.

  • Alcoholismo
  • Tabaquismo
  • Enfermedades como la insuficiencia renal o diabetes
  • Enfermedad pulmonar prolongada (crónica), como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Uso prolongado de un respirador (ventilador)
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario, como quimioterapia y esteroides
  • Edad avanzada

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *