Cómo pulir suelos de manera casera

pulir suelos

En Grupo ISLAPLAGAS somos unos profesionales de la limpieza y por lo tanto del abrillantado y pulido de suelos. En algunos casos, limpiar los pisos resulta complicado, sobre todo si nos enfrentamos a manchas o a deterioro por la suciedad. Por ello, queremos mostraros opciones de como pulir suelos de forma casera dependiendo del tipo de suelo que tengas en casa. 

Pulido de suelos según su material

Todos los suelos no son iguales ya que están fabricados con distintos materiales. Por ello, cada material necesita un limpiado y un pulido diferente. Vamos a mostraros cómo mantener limpio y brillante el suelo de tu casa a través de unos trucos para cada tipo de suelo.

Suelo de terrazo

pulir suelos3

En principio, tienes que empezar barriendo y fregando el suelo. Después pasa la fregona por todo el suelo con una mezcla de agua tibia y 100ml de amoníaco, te dejará el suelo brillante. Si quieres que este brillo sea más duradero, tienes que pulir el suelo con cera para terrazo, cuando esté seco, sellalo con una mopa. 

Suelo de mármol

pulir suelos2

Lo primero y fundamental es limpiar bien la superficie del mármol, sin nada de residuos y polvo. Luego tenemos que mezclar tres cucharadas de bicarbonato y 1/4 de agua. Cuando lo tengamos bien movido, lo aplicamos con un paño suave, cubriendo toda la superficie que queramos abrillantar. Déjalo por lo menos cinco horas y una vez transcurrido ese tiempo enjuaga la zona con agua tibia y con un paño suave.

Suelo de parquet

pulir suelos (1)

Para recuperar el brillo de la madera, tenemos que empezar quitando el polvo y la suciedad del suelo, convenientemente con una aspiradora (si no tiene, puede servir una escoba). Como remedios caseros para devolver el brillo al suelo tenemos dos opciones, la primera es mezclar vinagre con agua. Esto funciona cuando el suelo no ha perdido todo el barniz, ya que el vinagre lo que hace es mejorar el aspecto del barniz, no de la madera. La segunda, detergente de la ropa en agua. Añade dos tapones en tres litros de agua y friega el suelo con una esponja o fregona. Repite el proceso las veces que sea necesario hasta que logres el brillo deseado.

Esperamos que os haya ayudado estos trucos caseros y que los pongáis en práctica. Si necesitáis la ayuda de un profesional, no dudéis en contactar con Grupo ISLAPLAGAS, estaremos encantados de ofreceros nuestros servicios.